La voz y el corazón de los poetas

FacebookTwitterPinterestWhatsApp

21 de marzo, Feliz Día Mundial de la Poesía

En Loveratory amamos el papel, amamos la poesía, amamos los versos que se escribieron para que los sentimientos no se quedaran encerrados en las manos y el corazón del poeta. Por eso hoy, 21 de marzo, no podíamos dejar de celebrar con vosotros el Día Mundial de la Poesía. Podemos vivir con la ausencia de muchas cosas, pero no podemos vivir sin poesía. La vida sin poesía es gris, es la mitad de la existencia. Así que reivindiquemos juntos la lectura de las grandes y pequeñas obras líricas. De los clásicos y también de los actuales, los que conquistan a golpe de click.

No queremos decir mucho más porque preferimos que hablen los poetas por nosotros. Y con ellos, #acorazonabierto, todos decimos algo. O nos callamos algo. O gritamos ese algo que no podemos callar. Y volamos con su versos más allá de cualquier realidad.

Si el hombre pudiera decir lo que ama (fragmento), Luis Cernuda

Libertad no conozco sino la libertad de estar preso en alguien
cuyo nombre no puedo oír sin escalofrío;
alguien por quien me olvido de esta existencia mezquina
por quien el día y la noche son para mí lo que quiera,
y mi cuerpo y espíritu flotan en su cuerpo y espíritu
como leños perdidos que el mar anega o levanta
libremente, con la libertad del amor,
la única libertad que me exalta,
la única libertad por que muero.

Se querían (Vicente Aleixandre)

Se querían.
Sufrían por la luz, labios azules en la madrugada,
labios saliendo de la noche dura,
labios partidos, sangre, ¿sangre dónde?
Se querían en un lecho navío, mitad noche, mitad luz.

Se querían como las flores a las espinas hondas,
a esa amorosa gema del amarillo nuevo,
cuando los rostros giran melancólicamente,
giralunas que brillan recibiendo aquel beso.

Se querían de noche, cuando los perros hondos
laten bajo la tierra y los valles se estiran
como lomos arcaicos que se sienten repasados:
caricia, seda, mano, luna que llega y toca.

Se querían de amor entre la madrugada,
entre las duras piedras cerradas de la noche,
duras como los cuerpos helados por las horas,
duras como los besos de diente a diente sólo.

Se querían de día, playa que va creciendo,
ondas que por los pies acarician los muslos,
cuerpos que se levantan de la tierra y flotando…
se querían de día, sobre el mar, bajo el cielo.

Mediodía perfecto, se querían tan íntimos,
mar altísimo y joven, intimidad extensa,
soledad de lo vivo, horizontes remotos
ligados como cuerpos en soledad cantando.

Amando. Se querían como la luna lúcida,
como ese mar redondo que se aplica a ese rostro,
dulce eclipse de agua, mejilla oscurecida,
donde los peces rojos van y vienen sin música.

Día, noche, ponientes, madrugadas, espacios,
ondas nuevas, antiguas, fugitivas, perpetuas,
mar o tierra, navío, lecho, pluma, cristal,
metal, música, labio, silencio, vegetal,
mundo, quietud, su forma. Se querían, sabedlo.

Razón de amor, Pedro Salinas

¿Las oyes cómo piden realidades,
ellas, desmeneladas, fieras,
ellas, las sombras que los dos forjamos
en este inmenso lecho de distancias?
Cansadas ya de infinidad, de tiempo
sin medida, de anónimo, heridas
por una gran nostalgia de materia.
No pueden
vivir así ya más: están al borde
del morir de las sombras, que es la nada.

Aquí, Pedro Salinas

Me quedaría en todo
lo que estoy, donde estoy.
Quieto en el agua quieta;
de plomo, hundido, sordo
en el amor sin sol.
¡Qué ansia de repetirse en esto que está siendo!
¡Qué afán de que mañana
sea
nada más que llenar
otra vez al tenderte
ese hueco que deja
hoy exacto en la arena
tu cuerpo!
Ni futuro, ni nuevo
el horizonte. Esto
apretado y estrecho:
tela, carne y el mar.
Nada promete el mundo:
lo da, lo tengo ya.
Nunca me iré de ti
por el viento, en las velas,
por el alma cantando,
ni por los trenes, no.
Si me marcho será
que estoy
viviendo contra mí.

Ausencia de amor, Juan Gelman

Cómo será pregunto.
Cómo será tocarte a mi costado.
Ando de loco por el aire
que ando que no ando.

Cómo será acostarme
en tu país de pechos tan lejano.
Ando de pobre cristo a tu recuerdo
clavado, reclavado.

Será ya como sea.
Tal vez me estalle el cuerpo todo lo que he esperado.
Me comerás entonces dulcemente
pedazo por pedazo.

Seré lo que debiera.
Tu pie. Tu mano.

Vals de los enamorados, Miguel Hernández

No salieron jamás
del vergel del abrazo.
Y ante el rojo rosal
de los besos rodaron.

Huracanes quisieron
con rencor separarlos.
Y las hachas tajantes
y los rígidos rayos.

Aumentaron la tierra
de las pálidas manos.
Precipicios midieron,
por el viento impulsados
entre bocas deshechas.
Recorrieron naufragios,
cada vez más profundos
en sus cuerpos sus brazos.

Perseguidos, hundidos
por un gran desamparo
de recuerdos y lunas
de noviembres y marzos,
aventados se vieron
como polvo liviano:
aventados se vieron,
pero siempre abrazados.

#LoveratoryQuotes para celebrar el Día Mundial de la Poesía

Y como nos gusta celebrar contigo, te dejamos algunas de las #LoveratoryQuotes más populares para que puedas compartirlas con quien quieras. Viva la poesía y viva el amor.

 

FacebookTwitterPinterestWhatsApp

Comenta

Esta web utiliza cookies para facilitar la navegación y mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas navegando estás aceptándola. Saber más /